Ir al contenido principal

Entradas

Entrada destacada

PEQUEÑOS CUADROS

Cansado de sus promesas incumplidas, cerró su alma de un portazo y lo expulsó de su corazón a patadas. Pero en su mente, aquel siguió rumiando con forma de bronca y de unas cuarenta no dichas a sopapos.

Generosa, de pie pese a la angustia, le cedió el lugar a la vida del otro y se quedó sola en la casa de muchas habitaciones para que aquel partiera hacia su rincón de libertad y silencio.

Guardiana, en la distancia, siguió cantando pese a los oscuros pensamientos y diseñó un encargo nuevo para proteger a esos lejanos.

Cálido, lo abrazó en una noche de frío entre chocolates y licores, y le brindó una ceremonia de amistad como hacia cierto tiempo se venía repitiendo en otros rostros y presencias, esas que no había alcanzado a ver antes.

Expectante, alzó el teléfono para explorar el misterio de su desaparición y el sonido de su voz y la promesa de una llegada le cambiaron el espíritu del día.Envalentonado, le puso dos vueltas de llave al cerrojo de su alma y decidió dejar de darle patada…
Entradas recientes

OBJETOS

¿Para qué guardás esas cosas? - me dijo alguien un tiempo atrás- Yo las hubiera regalado en el mismo momento.


¿A quién?

¿Bajo que beneficios?

Entiendo que desde fuera se pueda ver que guardo tus objetos como he guardado los de Mireya, objetos que en muchos casos no tienen ningún valor económico ni ( ya no) ningún valor práctico.

Sé bien que no volverás a usarlos. Que en tu nueva realidad nada de esto tiene sentido.

Lo sé bien.

También sé que formaron parte de tu vida en la que te conocí, en la que me gestaste, en la que compartimos momentos buenos y malos.

Formaron parte de tu vida en la que te conocí como mi madre.

Esa energía tuya, ese olor y esos rituales quedan inscriptos en los objetos.

En ellos uno pone no sólo un cariño particular- por fútiles que parezcan esas chucherías- porque forman parte de una vida cotidiana. Hay una pequeña historia de noches y mañanas en cada uno de esos objetos. La ropa que trae la evocación de tu cuerpo y tu presencia, los aromas de esa polvera, esos…

LLUVIA EN EL VACÍO

Recuerdo otro domingo. 
Fue hace cuatro ó cinco años. 
Habías venido a almorzar conmigo. Como solíamos hacer cada domingo.
No recuerdo claramente si llovía. Pero es posible. 
La lluvia siempre me ha hecho feliz.
Quizá me recuerda al líquido en donde flotamos mientras nos mantenemos en el útero materno.
Quizá por eso el mar y los ríos nos serenan y atraen.
Recuerdo haber escrito en aquel momento: "...la felicidad de ver bien a los seres que amas"

Hoy es domingo y llueve de a ratos.
Hoy ...hoy debería decir "Confío en lo que percibo vagamente y que alguien que puede verte con claridad me confía...están bien aquellos que amo"

Pero hoy no estás conmigo aquí.


Aún no he comprendido como es aquello de "volverse una nube lluvia" según los budistas explican la muerte.


Aún no he comprendido que en un año, sólo en un año, vos y Mireya hayan dejado este vacío en mi vida terrenal.

Aún no comprendo por qué tus cosas que estaban llenas de tu vida y tu energía y sus cosas que estaban…

NO TE RINDAS

Los días se han vuelto interminablemente cortos.

Despierto en una marea de sábanas y almohadas contemplando el teléfono apagado que me desconecta de una situación que quiero imaginar que sólo ha sido soñada.

Tan sólo una pesadilla.

Lo enciendo con ansiedad tras pocas horas de sueño que se manifiesta pesado como un acantilado aplastando mi pequeño mar.

No hay noticias. No hay llamadas. Respiro aliviado. Es de mañana.

La noche es una larga sucesión de miedos e imágenes que intento conjurar con música y un té caliente. No, dos tazas de té caliente. Muy caliente. Cada taza de té es un refugio diferente donde me contiene un útero eterno que se convirtió en abrazo durante 49 años.

Hoy ese abrazo no me puede abrazar. Hoy esa mirada busca un universo que desconoce y no sé si me escucha y me ve. 
Sí, me escucha y me ve. Lo sé porque estoy tan intensamente involucrado que no sólo lo creo, lo sé. 

Porque el cuerpo y la vida humana son misterios infinitos. La ciencia no es más que un montón de estadístic…

AQUELLAS PEQUEÑAS COSAS...

Soñamos con cosas grandes.

Nos construyen las pequeñas.

Anhelamos la gloria.

No podríamos sostenernos sin lo ordinario.

Luego de un día de malestar llega una segunda noche de sueño inquieto, atemorizante y desolador y a la 01:30 a.m me levanto para tomar un té de pasionaria. El borrador de mi monólogo está recién impreso y, claro, muy incompleto.

Escribo a mano ideas que he rumiado en la cama sin sueño. Pueden servir. Son disparadoras. El video sobre Meryl Streep me conmociona( Ella SIEMPRE me conmociona) y me pregunto en que etapa de la vida estoy y si ésto que estoy recorriendo es una estación del viaje ó es un feroz estancamiento. 

Preparo mi té, enciendo una vela aromática, un trozo de palo santo. 

Escribo más de lo que tenía previsto y creo encontrar( creo, Dios mío, que angustia...¿lo lograré? ) una punta de humor que me parece básica y reiterativa pero que puede servir para comenzar a dar una estructura.

( "Julia, un musical no son sólo canciones" le dice Tom a su compañera l…

DIARIO DE VIAJE- DÍA 15: PARÍS y SU FANTASMA.

Escribo "diario" y me doy cuenta de que ya no es así. Es una crónica ( por cierto, bastante sui géneris porque no está respetando un orden cronológico demasiado estricto pero, pongámosle, es una licencia poética que uno puede permitirse) de esos días de frío jamás vivido y de una bruma húmeda que envuelve la ciudad luz donde me levanto muy temprano, acompaño a Fer a su trabajo y allí me toca recorrer solo la Rue Taitbout siguiendo el consejo simple de Fernando: "Seguí la calle derecho y llegarás al Sena". Como turista nuevo que no habla una palabra de francés y lo pronuncia peor, me largo por esa callecita deslumbrantemente bella que tiene mucho, muchísmo de Buenos Aires y que tengo intenciones de seguir hasta que el río me sorprenda y en sus puentes y sus orillas, otras atracciones y rincones que descubrir.
Pero, las calles de París son tramposas. Se vuelven sinuosas en el momento menos esperado, se cortan, cambian de nombres y cuando uno quiere acordar, no sabe …

DIARIO DE VIAJE- Días 11 a 13- Luxemburgo.

Borrosa fotografía de la Nochebuena en Dudelange.
Hemos salido a caminar con Diego y Joáo para pasear a Lucky luego de que hayamos llegado desde Bruselas ayer nomás. Hace muchísimo frío y no hay nadie en las calles. El silencio es apenas quebrado por la presencia de esas luces en todos los rincones mientras las celebraciones transcurren dentro.
Dudelange es una pequeña ciudad cercana a la ciudad capital de Luxemburgo en el país del mismo nombre. Encantadora y recoleta, durante la mañana de Nochebuena sus vecinos recorren las calles haciendo compras diversas, saludándose tras las ventanas y en las esquinas y celebrando el encuentro de antemano con un espíritu alegre pero sereno. Hemos salido muy temprano para hacer muchas compras y durante la tarde Joáo ha trabajado intensamente preparando una cena exquisita a la que no le falta nada( pero NADA). Viajamos el domingo bajo una lluvia persistente por las hermosas rutas marcadas por pueblecitos antiguos de casas con características holand…

DIARIO DE VIAJE- Días 7 y 8- VIVIR EN UNA VALIJA

En más de una ocasión durante este largo viaje solía andar en la calle, buscar algo en mi mochila y decir "Ah, no, lo dejé en casa" refiriéndome al lugar que había dejado dos horas atrás.
Esa no es mi casa. Es una valija ( ó dos) en un rincón.
Vivir en dos valijas- pensé una fría noche en Dudelange- Ese es el target de quien viaja.
En los días 7 y 8 estoy viajando, prácticamente. La tarde es helada y gris en Londres y con valija que pesa una tonelada y un portatrajes que pesa otra media, espero un taxi en la esquina de Claverton Street. Finalmente llega, puntual y preciso según lo programado. Y allá vamos.
London St. Pancras International.
La palabra "internacional" siempre tuvo un sonido liberador para mí. Desde muy chico me dió la impresión no sólo de algo muy grande y complejo sino de un aire fresco, descontracturado, donde los prejuicios se han caído y la enorme diversidad nos permite estar de fiesta sin pensar que el otro es un enemigo. Ahora, mientras en un